Discusión será sólo un distractor: Buscaglia

- Ago 5, 2010

>México.- La legalización de las drogas es una medida para enfrentar el problema de adicciones, pero no para combatir el crimen organizado, y menos del tipo de la que opera en México, advirtió Edgardo Buscaglia, experto en temas de seguridad y narcotráfico de Naciones Unidas. El especialista destacó que ningún país del mundo utiliza la legalización como política contra el crimen organizado, y que esa medida no tendría eficacia alguna en México, donde el narcotráfico es sólo una de las 22 actividades ilícitas que desarrollan los grupos delictivos.

En entrevista, dijo que la apertura de Calderón a debatir el tema es una "simple distracción mediática ante el rotundo fracaso de su estrategia de lucha contra el crimen organizado", y la imposibilidad de controlar un Estado fragmentado por la delincuencia.

"El presidente Felipe Calderón tiene un Estado fragmentado en cientos de pedazos, y cada uno de ellos le pertenece a un grupo criminal distinto", afirmó el también catedrático del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Buscaglia dijo que el gobierno federal debe replantear su estrategia de lucha contra el crimen organizado, en torno a dos ejes fundamentales: el combate frontal a la corrupción que ha permitido el crecimiento de las organizaciones delictivas, y la reforma profunda del sistema de justicia penal, como se hizo en Colombia.

"El debatir la legalización de las drogas es un distractor que desatiende la razón de su fracaso, que es la falta de aplicación de experiencias que han sido exitosas en otros países y el cumplimiento de los acuerdos que fueron asumidos por México en la Convención de Palermo, que implican, entre otras medidas, el combate a la corrupción interna", aseguró.

Buscaglia destacó que México carece de la infraestructura necesaria, tanto en materia de prevención como de regulación, con que cuentan los países donde se han legalizado las drogas, por lo que, de adoptarse, la medida generaría muchos más problemas para el país.

"Es una medida de salud pública, bien hecha cuando se tiene un marco preventivo: programas de salud, hospitales, esquemas de atención de adicciones; y un marco regulatorio, es decir esquemas para controlar las drogas legalizadas. México no tiene ninguno de los dos", detalló el especialista.

Deja tus comentarios